Artes visuales

Rotativa. Prácticas de arte contemporáneo en comunidad | Punto de Cultura Federico Ramírez

Este miércoles 14 de noviembre a las 18:30 horas se inaugura en el Punto de Cultura Federico Ramírez (O’Higgins 555) la segunda versión de Rotativa. Prácticas de arte contemporáneo en comunidades, con las obras de artistas nacionales e internacionales, y un programa de mediación que integrará a públicos de barrios y establecimientos educacionales de Concepción.

El encuentro es organizado por gestores independientes y el espacio de la Municipalidad de Concepción junto a la Corporación Social y Cultural de Concepción, SEMCO, y busca relacionar el aporte de diversos artistas con comunidades de la ciudad. Desde su primera versión en 2017, el interés es aportar en dinámicas locales y procesos territoriales, potenciando nexos entre arte contemporáneo y públicos, y fomentando a Concepción como epicentro cultural del sur de Chile.

Del 14 de noviembre al 7 de diciembre en el Punto de Cultura Federico Ramírez, Rotativa se instala esta vez desde una pregunta: ¿Cuál es la periferia en nuestras ciudades?, interpelando a que artistas y públicos dialoguen sobre las dinámicas generadas en la ciudad contemporánea en un contexto de crisis de paradigma, donde las nociones de centro y periferia –si bien parecían obsoletas– aún determinan las relaciones geográficas, sociales, económicas, políticas y culturales, bajo nuevos modos de dominación, explotación, desigualdad y colonialismo.

Artistas de Chile y Latinoamérica integran la exposición Rotativa 2018 en el espacio municipal, con imágenes generadas a partir de esta reflexión: Gabriel Navia (Antofagasta), Juan Pablo Martínez (Ovalle), Carlos Silva (Valparaíso), Sol Jorquera (Concepción), Gonzalo Castro - Colimil (Temuco), Andrés Muñoz (Puerto Montt), Milko Torres (Arequipa, Perú), Alejandro Turell (Montevideo, Uruguay), Eugenia González Mussano y Tomás Quiroga (Córdoba, Argentina).

Eje importante es un programa de mediación a cargo de dos artistas seleccionados tras una convocatoria local: Valentina Utz y Francisco Bruna, y que busca activar diálogos, acciones y trabajos colectivos, que irán alimentando el montaje con nuevas propuestas visuales. Serán actividades con agrupaciones de Barrio Norte y Pedro de Valdivia, así como con estudiantes de 5° a 8° básico de la Escuela Lagos de Chile y del Colegio Bío Bío. Rotativa 2018 busca así generar instancias de creación, reflexión y mediación, conectando obras y temas con las propias realidades. La exposición se plantea en proceso, lo que tensiona al mismo tiempo a la institución y al sistema de arte frente a la necesidad de experiencias más dinámicas, comunitarias y significativas desde lo cultural, que contribuyan en procesos sociales.

El equipo de gestión y curaduría lo forman Carolina Lara (encargada del Punto de Cultura Federico Ramírez), Oscar Concha (artista visual y productor cultural) y Felipe Oliver (diseñador y productor cultural). La exposición estará abierta del 14 de noviembre al 7 de diciembre, de lunes a viernes de 8:45 a 13:45 horas y de 15:00 a 17:30 horas, fechas en que además se realizarán diversas actividades para el público.

ROTATIVA 2017

Del 13 de noviembre al 27 de enero de 2017, la primera versión de Rotativa. Prácticas de Arte Contemporáneo en Comunidades involucró a 9 artistas de Chile y Argentina: Juana Guerrero (Iquique), Cristián Inostroza (Santiago), Cristián Wenuvil (Temuco), Carolina Opazo (Valdivia) y Gisella Scotta (Córdoba), más los ganadores de una convocatoria a nivel local: Mario Carrasco y el colectivo Anomia (Susana Chau, Pablo Arancibia y Javiera Reveco), quienes trabajaron durante 10 días en residencias artísticas en barrios y establecimientos educacionales de la ciudad, apoyados por estudiantes y recién egresados de arte, para exhibir luego los resultados de estos procesos en el Punto de Cultura Federico Ramírez (noviembre - diciembre 2017) y en la Biblioteca Municipal (enero 2018).

Los artistas se involucraron por entonces con barrios como Lorenzo Arenas, Aurora de Chile, Plaza Condell, Plaza Cruz y Barrio Norte, así como con estudiantes de los liceos Enrique Molina Garmendia y Juan Martínez de Rozas. El desafío fue recorrer, observar, conversar, dialogar; buscar modos estratégicos de relacionarse con actores sociales, culturales y comunidades; generar encuentros que activaran situaciones significativas en términos colectivos, participativos, colaborativos. Luego, en las exibiciones, se visibilzó lo ocurrido, emergiendo a través de fotografías, archivos, textos, objetos y montajes diversos, temáticas propias de la ciudad, preguntas sobre la inmigración, nuestra historia reciente, sobre conflictos territoriales, o la relación del artista con procesos sociales y educativos, entre otras.