Educación

Centro Creación Concepción es reconocido en la cuarta versión del Premio Internacional CGLU – Ciudad de México de Cultura

El Centro de Creación municipal que promueve la producción artística y cultural de Concepción resultó destacado en la categoría de mención especial junto a ciudades como Manchester (Inglaterra), Chiang Mai (Tailandia), Ramallah (Palestina), entre otras, como una de las ocho iniciativas más promisorias entre las 81 que participaron en la cuarta versión del Premio Internacional CGLU - Ciudad de México - Cultura 21 que reconoce a las ciudades y personalidades que hayan destacado por su contribución a la cultura como dimensión clave de las ciudades sostenibles.

Desde su fundación en enero de 2016, el Centro de Creación de Concepción -conocido también como C3- se ha instalado como el espacio donde artistas, artesanos y creativos de diferentes especialidades realizan diversos proyectos, desde obras de teatro hasta construcciones en madera. El Centro nace de la necesidad de contar con espacios de trabajo para las artes, y en sus cuatro años de existencia se ha convertido en un punto de referencia para la escena local.

“Lo interesante del Centro es que de forma natural los diferentes grupos de trabajo se van conociendo y conectando, lo que ha generado una cultura colaborativa muy fuerte y una verdadera comunidad creativa, además de tender lazos con la comunidad del entorno donde está ubicado, junto al parque Cerro Amarillo”, explica Álvaro Ortiz, alcalde de Concepción. “Gran parte de las obras de teatro y danza que se montan en la ciudad se origina aquí o pasa por aquí en algún momento: para un ensayo, construir una escenografía o resolver temas técnicos”, agrega el alcalde penquista.

El Premio Ciudad de México otorgado por Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) y Agenda 21 de la Cultura, es un importante reconocimiento a la forma en que se ha organizado y administrado el Centro, como parte de la política cultural municipal que también incluye espacios de formación artística y difusión de las artes y la cultura.

“Nuestra apuesta desde el principio fue favorecer la colaboración entre las personas, independiente de si son profesionales con título o autodidactas, colectivos o individuos: fue formar una comunidad, porque lo que nos hace fuertes como ciudad creativa es nuestra capacidad de colaborar. Esto lo detectó en 2018 un estudio de la Universidad de Chile que descubrió que la única comuna en Chile donde el consumo de cultura estaba creciendo era Concepción, y que eso se debe a la colaboración entre la gente creativa”, puntualiza Johann Bórquez, director de C3. “Se ha formado una comunidad creativa donde entra y sale gente a medida que realizan sus proyectos, pero se mantiene el espíritu de colaboración”, agrega Bórquez.

Creando en Pandemia

Adaptándose a la emergencia sanitaria producto del Covid -19, el Centro Creación Concepción lanza el Laboratorio de Programación Virtual LPV 2020, que cuenta con más de 30 propuestas artísticas y cinco conversatorios sobre industrias creativas y crisis. LPV se desarrollará desde el 15 al 19 de junio por la plataforma concepcioncultural.tv que entra en operaciones desde la segunda semana de junio.

“Los escenarios han cambiado pero la comunidad artística ha tenido que adaptarse para mantenerse vigente. Tenemos mucho que inventar y aprender, habrá errores y aciertos, y por eso a esta versión experimental de la feria la hemos desarrollado como una exploración colectiva de nuevos formatos y modos de trabajar” explica Bórquez.

Durante una semana, por una hora diaria, se encontrarán compañías de teatro y danza, músicos, artesanos, diseñadores, artistas visuales y otros, con encargados de salas de espectáculos, productoras de festivales, departamentos de cultura municipales y corporaciones culturales. Cada día, luego de una rueda de cápsulas de video, compartirán una sesión de conversación en línea.

“En situaciones de cambio acelerado es necesario mantenerse unidos para enfrentar los desafíos, compartir el riesgo y las soluciones. Esperamos que el Laboratorio sirva para encontrar juntos los canales para volver a conectar al arte con sus públicos y viceversa”, concluye Álvaro Ortiz.